La Saga de Maldau

Carta de Arnaldo de Benasque

Una misiva llega a Maldau

Una mañana de junio de 1220, un mozo llega a Maldau, quedándose sorprendido de lo que está viendo. Dice que trae una misiva para la señora Tara de Galway y sus compañeros de Maldau, de parte de Arnaldo de Benasque. Los centinelas le llevan la carta que reza:

Muy señora mía, Tara de Galway, os hago saber mi decisión en cuanto a las posesiones huérfanas del fallecido Damián en lo que a vos y vuestra compañía respecta.

Primero – La propiedad de las dos fincas de viñas en Castejón de Sos, los prados de pasto entre Benasque y el Hospital, así como la casa de Damián en pleno centro de Benasque, pasan a Dulce, su sobrina. La administración de dichas propiedades recaerá en Pedro Larrocalla, en concreto en Maldau hasta la mayoría de edad de la niña, siendo nominada la Señora Tara de Galway como su tutora de facto y ejecutora de tal administración, si bien el tutor legal sería Pedro Larrocalla. Tal beneficio se otorga en condición de la protección y tutela de la joven Dulce hasta su mayoría de edad.

Segundo – En el caso de que el fallecimiento acaeciera a la niña, ántes de ella poder nombrar legalmente herencia alguna al alcanzar su mayoría de edad, toda propiedad y administración pasaría a la Castellanía de Benasque.

Tercero – Maldau pasaría desde la firma de éste documento, a formar parte de los territorios de la Castellanía de Benasque. Todo habitante de Maldau quedará sujeto a todas las obligaciones y derechos que cualquier vasallo del Rey Jaime I impone y podrá ser llamado en caso de necesidad para servir a su majestad.

Cuarto – Como habitantes de la Castellanía, Maldau pagará los impuestos directamente a mi administración, en Benasque y como corresponde a los privilegios del concejo de la villa, se establece una suma anual de veinte Doblas en metálico. La recaudación será estacional y cada parte se efectuará la primera semana de cada estación. En la primera recaudación se sumará la correspondiente de lo que queda de ésta estación, si es que no se abona antes. Esa cantidad pendiente ascendería a dos doblas y diez maravedíes a lo que sumando las cinco doblas de la siguiente estación, resultaría en seis doblas y 10 maravedíes.

Se despide ante vuesas mercedes y ante Dios,

Arnaldo, Castellano de Benasque

NOTA

Actualmente ingresáis entre la caza y lo que vuestros pocos grogs pueden aportar, 40 doblas al año. Como véis éstos impuestos os quitarían la mitad, y vuestro préstamo asciende a 400 doblas, que devolveréis en 8 plazos estacionales en cuanto empiece el nuevo año. O sea en primavera de 1221 pagaréis 5 doblas de impuestos + 25 doblas del préstamo, haciendo un total de 30 doblas a la estación.

Por suerte, las tierras de Damián os generan 250 doblas al año (la alianza ha ganado un favor de Riqueza Menor) entre las viñas y la carne y las pieles del ganado.

Comments

surien surien

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.